A la hora de entrenar pierna, es muy común ver a gente que no baja lo suficiente a la hora de realizar una sentadilla, con lo que puede ocasionar un serio problema en las rodillas y eso es debido a lo que yo llamo el “Efecto Tobogán”.

   Os voy a poner un ejemplo para que veáis el porqué de la situación y es precisamente con un tobogán. Si os ponéis en el extremo más alto del tobogán y os dejáis caer por su rampa, os delizaréis hacia el otro extremo con lo que al frenar, la fuerza de la caída recaerá en la zona más baja. Lógica pura, no?

   Bien, ahora esta lógica aplastante la trasladaremos a la ejecución de las sentadillas. Pongámonos en el caso de que no hacemos una bajada profunda y dejamos la cadera más alta que las rodillas. Haciendo esto la cadera pasará a formar la parte más alta del tobogán y las rodillas el extremo más bajo y, como consecuencia, la zona sobre la que recae la fuerza que viene desde arriba. Imaginaos si hacemos las sentadillas cargadas de peso, el peligro de lesión al que se verán sometidas las rodillas.

   SOLUCIÓN: Si bajamos la cadera a la altura de las rodillas ya eliminaremos las fuerzas de empuje, ya que los dos extremos (Cadera y rodillas) estarán al mismo nivel. Otra solución es bajar más la cadera que la línea marcada por las rodillas.

   En el siguiente vídeo os hablo de las ventajas e inconvenientes de bajar la cadera a la altura de las rodillas y de bajarla más aún, es decir, la Sentadilla Profunda:

 

EVITA EL EFECTO TOBOGÁN AL HACER SENTADILLAS
The following two tabs change content below.
Entrenador Personal y Asesor Nutricional. Campeón Gallego y Norte de España de Culturismo por la IFBB, Cinturón negro y entrenador regional de Kick Boxing, así como entrenador regional de Boxeo. Participante del 1er Reality de aventura extrema para deportistas en la TVG "40º Norte". Finalista en Premios Vlogger 2017 por mi en categoría de deportes.
Etiquetado en:                

Deja un comentario